jueves, 17 de mayo de 2018

Coches clásicos en Lucerna

Era el último fin de semana de mayo de 2017 y me habían propuesto visitar el Swiss Classic World, una feria de automóviles antiguos que, curiosamente, solo dura un par de días. La temperatura era muy alta para esa época del año y se agradecía estar a cubierto, aunque ya en el aparcamiento vimos los primeros coches interesantes y, muy a nuestro pesar, hubimos de soportar el intenso calor durante un rato. El monte que vemos al fondo es el Pilatus.






Un poco más allá, antes incluso de pagar la entrada y acceder al interior, vemos muchos más modelos que van llegando. Son demasiadas fotos, lo sé, pero es que el número de vehículos era igualmente grande.





No habíamos terminado de ver los coches que había fuera cuando seguían llegando más y más. Encima, tuve la suerte de ir con un amigo que es un fanático y que conoce hasta el último detalle. ¿Se puede pedir más?





Los hay de todas las épocas, de diferentes marcas y procedencias, pero todos comparten dos cosas: el amor de sus dueños por este tipo de clásicos y lo bien cuidados que están.






Dentro del complejo hay cuatro grandes salas. En tres de ellas se exponen vehículos junto a stands de empresas relacionadas con la restauración de estas joyas. No en vano, muchas de ellas estaban a la venta, eso sí, a unos precios un tanto elevados.






Después de que se fundara esta feria en 2014, esta es la tercera ocasión en la que se exponen los clásicos.






Voy tan retrasado con las entradas, que se me acumula el trabajo. Os estoy hablando de la exposición del año pasado y en un par de fines de semana es la del 2018. Confío en no perdérmela.





En la cuarta sala hay un poco de todo: libros, coches en miniatura, repuestos, etc.


Lucerna es el lugar perfecto para este tipo de eventos, pero no es el único en Suiza, ya que los coleccionistas aprovechan muchos fines de semana, especialmente cuando hace buen tiempo, para sacarlos a pasear.